Marketing y Branding no son lo mismo: las diferenciamos

Marketing y Branding no son lo mismo: las diferenciamos

En el día de hoy, veo mucha confusión entre ambos conceptos, llegando a creer que significan lo mismo, pero la realidad es otra. No os preocupéis, a todos nos ha pasado, por ello he pensado en enseñaros las principales diferencias que existen entre ambos significados. Así que, si eres de los que dudaban, se acabaron las dudas ¡Vamos al meollo!

Definición de marketing

Es muy complicado de definir (ya que es un concepto abierto y general), pero lo haremos a nuestra manera para que lo entendáis mejor. El marketing tiene como objetivo lograr la satisfacción de necesidades o utilidades, presentes o futuras, de los clientes. La consecución de ese objetivo es que la empresa salga beneficiada por vender el producto y obtener ingresos.

Para practicar marketing se necesita, básicamente: un producto, un lugar, un precio y publicidad.

Definición de branding

Cuando hablamos de branding, en términos generales, hablamos de diferenciarse o de diferenciación. Por lo que, podemos definir branding como la estrategia encaminada a realizar actos dirigidos a establecer los parámetros de una marca para lograr el top of mind del consumidor. Una vez que logremos situarnos en la mente del consumidor, nos preferirá frente a otros.

Para practicar branding se necesita: una empresa, un producto y una idea, que puede estar basada en multitud de opciones, es decir, diferentes tipos de branding.

Diferencia entre ambas

La diferenciación es clara: el marketing enseña y el branding convence. La idea de marketing es darte a conocer, promocionar un producto, enseñarlo a la sociedad; mientras que, el branding lo que busca es diferenciar ese producto de toda la competencia, para convencer al consumidor de que es el mejor o que es justo lo que necesita.

Necesidad de trabajo conjunto

Si queremos que nuestra empresa llegue lejos, tenemos que convencer y enseñar. No podemos vender sin enseñar, como tampoco sin convencer. El marketing y el branding se necesitan mutuamente, deben trabajar como dúo porque, de esa forma, asentamos el producto en el mercado con mayor firmeza.

Actualmente, las empresas globales apuestan por esta fórmula por los beneficios que genera. Así que, podríamos concluir, diciendo que el branding no es efectivo sin una buena estrategia de marketing detrás, y viceversa. Por tanto, si estás decidido/a a invertir en marketing, tendrás que hacerlo en branding y así consecutivamente.

Espero que el objetivo del artículo se haya conseguido y todos entendáis bien la diferencia entre ambos conceptos.

Cerrar menú